miércoles, agosto 24, 2005

Las fases del color

"Donde termina el insecto, empieza el pájaro." Esto leo en mi diario de viaje a la India. Luego, en un retahíla de ideas inconexas: "El filosofo es el doble, el fantasma. Y ese es uno de los grandes misterios: ¿por qué el autista no es filósofo?", y tras algunos devaneos, el diario sigue -me parece que donde dice austista en realidad escribí artista, pero la mala interpretación beneficia al texto: "Pensé que éste iba a ser mi último viaje largo, pero ahora noto que quiero otro, que la próxima escala algún día va a ser el Africa negra... Para ser un extranjero total. ¿Pero qué es un extranjero? ¿En qué sentido se puede serlo? ¿Se puede serlo, y en realidad padecerlo, si uno está fumado todo el tiempo y duerme como un ángel? En fin, mi mayor deshonestidad reside en mi letra: grande y despatarrada, como si hubiera aprendido a escribir hace dos años. En cada viaje vuelvo a intimar con esta letra de niño. En Buenos Aires, trabajo todo "industrialmente", en P.C. y cuando tengo que dedicar algún libro me avergüenzo, siento que estoy por desenfundar en la letra una especie de fraude literario. Una estocada desilusionante... Ahora, por efecto de las capas de marihuana acumuladas durante semanas de viaje, llegó a diseccionar el aleteo de un mosquito y la trompa verdi negra, el pico de una pluma entintada en sangre apoyándose en mi piel para retirar su alimento, su diezmo. "

5 comentarios:

Adrián dijo...

Todo un tema ese de la caligrafía...
De lo que escribo en compu, algo me termina conformando, pero de lo manuscrito, nada...

paula dijo...

di¨vino¨, oli!
se ve q cuando estas colgado te agarra por la claridad y la contundencia :)

denny yang dijo...

Hola Oliverio!

Talvez as folhas de marijuana que levava consigo expliquem o conteúdo do diário... (!)

Bem, todavia visite hipermemoria.blogspot.com, meu novo blog sob pseudonimo, e acredito que dessa vez não vou apagá-lo...

Grande abraço do amigo,
DNY

oliverio coelho dijo...

Sí,Paula, divina, yo creo que es tal cual... Pero también está la posibilidad de que sea más claro porque existe el temor de no llegar a entender luego mi propia letra y perder el sentido de la frase -que en pantalla siempre aflora...

acteon dijo...

El cuaderno manuscrito de viaje se potencia en el pulso y en los rastros que dejan las cosas distantes sobre el papel. A veces están mal redactados y sucios, pero los atesoro como si hubieran trasladado consigo un aura benjaminiana de los lugares atravezados.
"Donde termina el insecto, comienza el pájaro": interesante espora para un relato, y como título también.

Salute.-