miércoles, julio 20, 2005

Uñas

La salud pedigráfica es y será un enigma para fetichistas irredimibles. Un poco ingenuamente uno podrá preguntarse por qué algunos hombres tienen pies proporcionados y otros deben ocultar esas cápsulas amuñonadas de carne y callos en zapatos de rígida hechura. ¿Por qué algunos, como yo, tienen tendencia a refriarse por los pies, debido a lo cual, en invierno, prácticamente no espían la vendada arquitectura de sus plantas? El misterio se suaviza y arena en las mujeres: al revés que en los hombres, todo pie femenino coontiene formas atendibles, mapas añiles de melancolía o una preñazón de signos amorosos, y siempre merece una pesquisa sensual como la que destella Sophrosine en relación a los varones que conoció.

3 comentarios:

daniela gutiérrez dijo...

conejito no te resfríes....y te dejo de pañuelo por las dudas un texto de C. Ginzburg, en Historia Nocturna donde dedica todo un capítulo "huesos y pieles" a reflexionar con relación a los héroes cuyos pies o cuya marcha se encuentra alterada, intentando descifrar el carácter simbólico de estas acciones. Cita entre otros a:
MELAMPO: pie negro, adivino y curandero de Tesalia. Al nacer había quedado expuesto en el bosque; el sol le había quemado los pies desnudos
TÉLEFO: herido por Aquiles en la pierna izquierda
ZEUS: a quien el monstruo Tifeo corta los nervios de las manos y los pies, escondiéndolos en una caverna
TETIS: se llamaba "pie de plata", recordando la mutilación inflingida por Hefesto y el dios forjador de pies deformes que le había lanzado un martillo cuando la perseguía con la intención de violarla.
Como ve, conejito le agradezco la invitación que hace los demas a visitarme.

Gus Nielsen dijo...

Qué lindo que te digan conejito. Yo también quiero.

Danio dijo...

invito a leer LA CASA DE LA VIRGEN. sin más.